Quién es:

Conocido como árbol del ámbar debido a la resina aromática de su corteza. Es nativo de las áreas templadas del este de Norteamérica y de las regiones montañosas tropicales de México y Centroamérica. Es una de las principales especies forestales valiosas en el sureste de Estados Unidos, y es un árbol ornamental popular en los climas templados.

Cómo es:

Árbol de hoja caduca que alcanza los 10-15 m de altura de media cuando se le cultiva, aunque puede alcanzar hasta 45 m en la naturaleza, donde puede llegar a vivir hasta 400 años. Posee un tronco muy característico, con profundas hendiduras corchosas en la corteza, motivo por el que también se le conoce como cocodrilo de madera. Hojas palmeadas de 5 lóbulos (forma estrellada) de color verde durante la primavera y el verano, adquieren coloración anaranjada-rojiza-púrpura durante el otoño. Florece en primavera, no presentando ninguna importancia ornamental. Fruto en forma de cápsula ligeramente pinchosa que cuelga de las ramas durante el invierno, cuando ya se han caído las hojas

Qué le gusta:

Las exposiciones soleadas y los terrenos húmedo y bien drenados. Resiste muy bien el frío.

Qué odia:

La sequedad del suelo o el ambiente y los pH alcalinos. Tampoco vegeta bien en espacios limitados o en suelos poco profundos.

En qué suelo le gusta vivir:

Mejor en los de pH ácido, en los que dará mejores coloraciones otoñales. Necesita suelo rico en materia orgánica, húmedo pero bien drenado.

Y en el jardín:

Se puede plantar aislado dentro de áreas de césped o en parterres. También sirve como árbol de alineación cuando no es necesario hacer podas que limiten su crecimiento y cuando disponga de suficiente espacio a nivel radicular. Es una buena elección para cualquier jardín de dimensiones medias o grandes. Presenta un crecimiento lento durante los primeros años de su vida. Idóneo como árbol de sombra y para evitar la acción de viento.

Algo curioso:

El liquidámbar es una de las maderas comerciales más importantes en el sureste de Estados Unidos. De su corteza se obtiene el «estoraque», resina utilizada en medicina para tratar heridas y dolencias relacionadas con el estrés.